Como comentábamos en post anteriores, en cuanto a la definición de “¿Precio de coste? ¿Tu vivienda más barata?, ahora os damos la información acerca de qué representa el “valor del suelo” en la adquisición de una vivienda bajo el sistema cooperativo, es decir cuando auto-promueves tu vivienda, qué coste y relación tiene el suelo en el precio final de tu vivienda. Además, vamos a ejemplificarlo con cooperativas-promociones actuales que coordina el Registro de Demandantes de Vivienda y tutela CONCOVI.

La Cooperativa de Viviendas es una sociedad que se forma para la autopromoción de una vivienda. El cooperativista, por lo tanto, es socio de la sociedad cooperativa y como tal auto propietario de la misma.

-El objetivo de las cantidades iniciales que se solicita socios cooperativistas va dirigida a la adquisición del suelo-

En cuanto al suelo, cuando da inicio la comercialización de la promoción, la gestora de la cooperativa solicita a los socios cooperativistas unas cantidades a cuenta para arrancar el proyecto. Según el tipo de residencial que se vaya a construir, este porcentaje varía. El objetivo de estas cantidades iniciales tiene como destino: “la adquisición del suelo”.

Dependiendo de la zona, el suelo puede suponer entre el 20% del coste total de promoción hasta un 50%-60%. Por tanto, dependiendo de este valor de repercusión una promoción puede ser mucho más cara que otra con la misma construcción de viviendas según la zona. En la mayoría de los casos, en régimen cooperativo, el valor del suelo es lo que determina si una promoción será cara o barata.

Además, es necesario destacar que el valor del suelo, es lo único no gestionable desde la cooperativa / gestora, es el precio impuesto por el dueño del suelo, el cual solo se puede negociar, y aceptar o no. El resto de aspectos del proyecto: urbanización, planos, superficies de viviendas, calidades, acabados, eficiencia energética, y la elección y gestión de la constructora, son elegibles y gestionables por la gestora y los socios cooperativistas, pudiendo en base ellos variar el coste de construcción de las viviendas.

– El valor del suelo es lo que determina si una promoción será cara o barata-

La nota característica de una cooperativa de vivienda es la ausencia de ánimo de lucro mercantil, ya que su finalidad principal es la adquisición de una vivienda a estricto precio de coste. Lo cual no se debe confundir con bajo coste, dado que en muchos casos la zona -suelo-pueden hacer que el proyecto tenga un coste elevado, pero siempre más bajo que la promoción privada en la misma zona.

En el caso de EMBAJADORES (Madrid), una de nuestras posibles cooperativas, en fase de captación de socios, es una zona que dispone de muy pocos solares libres y el valor de ellos está muy estandarizado, en la opinión general de los actuales socios inscritos para esta cooperativa/promoción, está considerado un precio muy competitivo, “para la zona”.

-En el caso de EMBAJADORES está ideado que los socios cooperativistas paguen el 100% del suelo-

Sin embargo, la idea de este proyecto es que los 40 o 50 socios cooperativistas que formen parte de este Residencial, asuman ellos y mediante sus recursos el pago del 100% del suelo, que equivale a esos 2.750€/m2 de la vivienda elegida –55% del coste total de la promoción-, evitando encarecer el proyecto con financiación externa para la adquisición del suelo.

Esta supone otra posibilidad de ahorro para el socio cooperativista en la adquisición de su vivienda en régimen cooperativo, dado que, si los socios disponen de suficiente aportación inicial para la adquisición del suelo y no se requiere financiación externa, esto producirá el ahorro de los intereses relativos a esta financiación, lo que no sucede en la promoción privada. Pero esto también es una opción que los socios pueden decidir.

Estamos hablando de un coste de promoción de 5.000€/m2, lo que a priori parece muy caro, pero que para la zona no lo es.

Fuente: COOPERACTIVATE